jueves, 6 de noviembre de 2014

19ª Semana de embarazo

Llego a publicar esta entrada más de una semana tarde, espero que me podáis perdonar. Fue una semana un poco loca que se me pasó muy rápido. Al igual que las últimas semanas he estado muy liada en trabajo por lo que se me pasó muy rápido.

Síntomas

Tuve un gran ataque de hormonas el último día de la semana. Se juntaron varias cosas, Relojero está trabajando muchísimo tiempo, mucho más de la cuenta, yo estaba muy cansada y no me sentía respaldada. Así que ese día me entró una llorera que no podía parar.

Estas últimas semanas no os he contado uno de los síntomas más graciosos que han ido apareciendo gradualmente. Tengo la barriga peluda, me ha ido saliendo pelusilla en la barriga y ahora tengo una barriga peludita. No ha sido algo de un día para otro, ha sido gradual y me he ido dando cuenta gracias a echarme la crema. Yo no soy nada peluda así que le echo la culpa a los genes de Relojero que crecen en mi barriga, y él se mete conmigo diciendome que me va a regalar un cepillo para que los peine.

Sigo con algunos dolores de espalda en el trabajo. Me levanto muy a menudo, estiro la espalda y así consigo que se me pase durante un rato largo.

Barriga

Sigue creciendo, esta semana se subió un poco y he tenido mis primeros dolores de costillas, nada insoportable.

Peso de la semana 19: 79,6 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Ganados 1,7 kilos (700 gramos desde la semana pasada)

@

Sigo sin notarla, me muero de ganas cada día más. También me encantaría que la pudiera notar Relojero, yo aunque no la note moverse noto todos los síntomas, pero él no nota nada, para él es un poco como hablar en futuro. Tenemos muchas ganas de verla mañana en la ecografía de las 20 semanas.



A estas alturas el embarazo ya empieza a ser duro, ya me empieza a costar físicamente. Reconozco que esperaba empezar a quejarme algo más tarde, quizás une mes o dos más. Espero poder escribiros más a menudo y si me da tiempo dejaros ya escrita la semana 20, que ya ha pasado.  

domingo, 26 de octubre de 2014

18º Semana de embarazo

Esta semana ha sido muy ajetreada en el trabajo. Por eso he estado tan desconectada y he tardado tanto en escribir esta entrada. Supongo que tendré que seguir desconectada algún tiempo más. El tiempo se me pasa volando y termino los días agotada.

Síntomas

Siguen los pinchazos, sobretodo en la parte baja de la barriga en el lado izquierdo. en esa zona también he sentido palpitar alguna de mis venas cuando hago algún esfuerzo. Supongo que es en donde está la placenta pero preguntaré el día de la ecografía.

He notado un par de mareos, el primero ha sido muy intenso y me he asustado un poco, pero ha sido meterme algo en el estómago y pasárseme, en 1 minuto como nueva. Supongo que son avisos de mi cuerpo cuando necesito comer algo, así que ahora estoy más atenta a los primeros síntomas.

Barriga

Sigue su progresión, es una barriga notable. Algunos días está más grande que otros, es un poco raro levantarse con la barriga más pequeña que cuando te acostaste.

Peso de la semana 18: 78,9 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Ganados 1 kilo (500 gramos desde la semana pasada)

@

Supongo que creciendo. Tengo muchas ganas de notarla, quiero saber que está bien ahí dentro. 


Siento que esta entrada haya sido tan corta, intentaré que la próxima sea un poco mejor.

jueves, 16 de octubre de 2014

¿Cuando se empieza a querer a un hijo?

Tengo muy claro que yo ya quería a mi niña cuando solo era una idea en mi cabeza. Que a veces la idea fuera de un niño, una niña, múltiples o incluso una adopción no importaba yo ya quería a mis hijos imaginarios. Es cierto que ese amor durante el embarazo se ha ido incrementando cada día un poco más y que lo que sentiré después del parto no se podrá comparar a lo que siento ahora. Pero lo que tengo claro es que una pequeña parte de ese amor ha estado ahí siempre.

Esta pregunta y respuesta vienen al caso porque en una conversación con compañeras de trabajo me he dado cuenta de que no todo el mundo siente ese amor. Que no todo el mundo tiene esa pequeña semilla dentro.

Os intentaré poner en situación. Estábamos dos madres recientes y dos embarazadas hablando sobre partos, cuando una de las madres dijo que a ella en el parto lo que más le preocupaba era su hija, que de ella misma en ese momento no se había preocupado. A esto la otra embarazada respondió, pues yo creo que me preocuparé sólo por mi, a mi hijo no lo conozco y aun no le tengo cariño. Yo ya estaba con la mandíbula en el suelo por aquel entonces y no era capaz de decir palabra. Cuando añadió, para dejarme más perpleja aún, que lo más importante era ella y que si algo salía mal podía tener más hijos. Os juro que esa última frase me dejó tan alucinada que lo único que fui capaz de decir fue que yo ya quería a mi hijo con locura. Para mi la conversación se acabó en ese momento.

Tan solo con escribirlo vuelvo a estar en estado de shock. Supongo que muchas de vosotras estaréis igual que yo. Yo quiero pensar que lo que ha dicho no se cumplirá, que empezará a sentir amor por su hijo antes de pasar tiempo con él o incluso que ya lo siente pero que no lo reconoce. A las conclusiones que he podido llegar sobre este asunto es que no es consciente del milagro que supone tener a un ser creciendo dentro de ti, que no es consciente de los compleja que es la concepción, que no es consciente de lo que luchan muchas parejas para llegar al punto en el que está ella y que por supuesto llegar a estar embarazada no le ha costado mucho. 

La frase sobre cogerle cariño me impactó, es como si fuera algo o alguien a lo que no tienes que querer pero le coges cariño, no me gustó. Pero la frase de ya tendré otros, como si fuera tan fácil (que para mi lo fue, pero soy consciente de la suerte que he tenido), como si la pérdida no fuera a tener consecuencias, esa frase me noqueó. 

¿Qué os parece? ¿Alguna se sintió así en su embarazo?

martes, 14 de octubre de 2014

17ª Semana de embarazo

Semana de emociones. Esta semana visitamos a la matrona y Relojero por fin pudo ver a nuestro bebé, fue realmente emocionante. Tengo algún síntoma nuevo pero espero poder esquivarlos. Ya empiezo a tener algunas dificultades de movimiento para según que cosas. 

Síntomas

Ha empezado el dolor de espalda. Ayer en el trabajo fue constante y muy difícil aguantar sentada. Por la noche me puse las pilas y me puse a hacer ejercicio, parece ser que el ejercicio más recomendable es el de arquear la espalda y me ha ayudado mucho.

Siguen los pinchazos, pero estoy mucho más tranquila desde que las matronas me han dicho que es normal.

Antojos

Me apetecen huevos muchas veces, solo de escribirlo ya me he puesto a salivar. Me controlo un poco y no los como todo lo que me apetece.

También me apetece carne de ternera y morcilla dulce. Igual tiene algo que ver con el hierro.

No me apetecen yogures pero si leche. Supongo que será por el calcio.

Barriga

Creciendo, como debe ser. La tengo bajita, si sigue así de baja me da que voy a tener que usar un cinturón para sujetarla como hizo mi cuñada. De momento aun me levanto con normalidad pero si lo hago rápido me da algún tironcillo, así que supongo que poco a poco tendré que cambiar de hábitos respecto a los movimientos.

Peso de la semana 17: 78,4 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Ganados 500 gramos (1 kilo desde la semana pasada)

Ya he dejado a tras los negativos, ahora tocará subir poco a poco. La semana pasada comí muchas galletas y magdalenas, por eso creo que llegué al kilo de ganancia. Esta semana intentaré comer más fruta y dejar de lado un poco las galletas para seguir ganando pero algo menos, que quedan muchas semanas como para hacerlo de kilo en kilo.

@

Ya no debería de llamarse @ pues la matrona nos ha dicho que es niña, nos lo confirmarán el mes que viene. Verla de nuevo esta semana ha sido fantástico, tengo que reconocer que yo en lugar de mirar para nuestra pequeña estaba mirando para Relojero, fue maravilloso. Se movía mucho pero tenía la cabeza muy abajo por lo que que matrona me ha dicho que ya que paso tantas horas sentada que intente recostarme un poco en la silla, que no me incline hacia delante.

Le midió la cabeza y el femur (creo), está muy grande, una semana adelantada al tamaño estándar, vamos que el ecógrafo indicaba una semana más de la que tiene. Yo soy grande y Relojero más así que es normal que nuestra pequeñaja lo vaya a ser también.

Creo que estoy empezando a notarla, de vez en cuando noto como burbujitas moverse por una zona en concreto de la barriga. Son momentos puntuales un ratito noto un montón y después no noto nada en el resto del día. Me muero de ganas de notarla todos los días de una manera más clara.



Lo más maravilloso de la semana ha sido ver a Relojero ilusionado, quiero contároslo con detalle en una entrada. 

miércoles, 8 de octubre de 2014

16ª Semana de embarazo

Semana de estrés en el trabajo. Me he encontrado mucho mejor de los dolores de brazos. Me ha faltado el aliento en un par de ocasiones. Pero lo que ha marcado el final de la semana ha sido la aparición de las hormonas. Todo me afecta mucho más, la alegría y la tristeza. No me puedo controlar en ciertas situaciones y me enfado mucho o me pongo a llorar, menos mal que normalmente me pasa cuando estoy sola leyendo o viendo noticias, sino ya me tomarían por loca.

Síntomas

Sigo con algún dolor de brazos muy de vez en cuando pero con el truco de subir la almohada ha mejorado mucho.

A lo largo de la semana se me ha ido el apetito, me tengo que obligar a comer y cuando meto un bocado en la boca aun se me va más. Ahora no es que tenga un estómago que se me llene con una mandarina, ahora es que con media galleta ya estoy servida para varias horas.

Estoy hecha una llorona, no es que esta semana haya sido especialmente alegre y menos este lunes por la tarde. Pero es ver y escuchar ciertas cosas y me hierve la sangre de una manera incontrolable. Ayer, que ya coincide en la semana que viene pero por un día me lo tenéis que perdonar, me alteré tanto con una noticia que se me puso la barriga durísima así que tengo que tomar medidas. La solución temporal va a ser dejar de leer noticias, dejar las noticias de la tele y en el trabajo ponerme los cascos.

He tenido como pequeños calambres o pinchazos en la parte baja de la barriga más hacia el lado izquierdo, un día fueron tantos que me planteé ir al médico, al final esperaré a la cita con la matrona el viernes.

Barriga

Sigue creciendo poco a poco, es baja y puntiaguda aun tengo cintura. Cada día está un poco distinta, más puntiaguda, más achatada, un poco más alta, va mutando dependiendo de las apetencias del bichejo. 

El domingo me embutí en un vestido no apto para preñis, la oprimí un poco pero no se quejó. Era eso o la alternativa del vestido con vuelo que a las que somos de constitución fuerte nos sienta como el culo.

Otra cosa, cuando me rio bota un montón, es super gracioso y me hace reir más y más. Ahora bota todo la barriga en bloque, sube  y baja, sube y baja.

Peso de la semana 16: 77,4 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Perdidos 500 gramos (1,1 kilos desde la semana pasada)

Ya os dije que la semana pasada el pesaje no había valido de mucho por hacerlo por la noche, pero no pensé que la diferencia fuera tan notable. Espero empezar a ganar peso poco a poco, pero con la falta de apetito va a ser complicado.

@

Pues espero que creciendo. No me llega la hora de la siguiente ecografía para verl@. Esta semana creo que lo he notado un par de veces, pero no han sido tan claras como la primera vez. Lo mimo mucho por las noches cuando me pringo de aceite de almendras.

Compras

Me he comprado un sujetador de lactancia y medias para embarazadas. Las medias muy cómodas, el sujetador todo lo contrario no se si he metido la pata en el modelo o incluso algo en la talla, pero me molesta horrores.




He tenido una semana de preocupaciones en el trabajo y Relojero ha estado mucho peor. A mi en un par de semanas me espera un mes muy malo, bueno, eso es lo que espero porque me quedo con el trabajo de cuatro personas, pero igual todo va fenomenal y estoy normal. Me preocupo antes de tiempo pero así me voy preparando y buscando soluciones.







jueves, 2 de octubre de 2014

Metedura de pata: Cremas antiedad


He metido la pata. Me preocupé mucho por las cremas corporales, que dejé de usar una reafirmante porque ya no es producente reafirmar ahora mismo y porque tenía cafeína. Me preocupé también de mirar si mis cremas tenían parabenos porque no se recomiendan en el embarazo. Pues lo que se me olvidó de comprobar fueron las cremas que uso para la cara.

Así pasada la semana 15 me encuentro que me he estado echando productos que no son nada buenos para el embarazo. Bueno, tampoco voy a ser alarmista, todo dependerá de la dosis como siempre. Pues resulta que mi crema facial tenía retinol, que es sinónimo de vitamina A. Parece ser que la vitamina A en exceso no es nada buena en el embarazo. Os podría poner todo lo malo que puede causar al bebé pero casi prefiero olvidarlo para no agobiarme por algo como una crema, y mucho menos que os agobieis vosotras.

El problema de la vitamina A, que es muy importante para el organismo dicho sea de paso, es que no es una vitamina hidrosoluble y que por lo tanto su exceso no se elimina por la orina. Esta vitamina se acumula en la grasa y en el hígado. Durante el embarazo se requiere una poquita más de la habitual y durante la lactancia mucha más.

Ahora viene lo simpático de todo este asunto, leo que si me echo cremas con vitamina A a mi bebé le van a pasar cosas muy malas y todo eso sin demostrar cuanta vitamina A llega a mi organismo a través de la piel, así que me empiezo a estresar un poco. Después para rematar se me da por leer las vitaminas del zumo que me estoy tomando y veo que está enriquecido con vitamina A, cuando miro la cantidad veo que ese zumo de 33cl tiene el 50% de la cantidad diaria recomendada. Esto quiere decir que si me tomo otro producto enriquecido (galletas, cereales...), el zumo, la crema y la comida normal seguro que me paso de vitamina A.

La metedura de pata no ha sido echarme la crema, como pensaba en un principio, la metedura de pata ha sido creer que una simple crema comprada en un supermercado pueda causar tantos daños a mi bebé. La metedura de pata ha sido sentirme culpable por una crema o un zumo. Por una parte mi mente me decía si fuera tan grave me lo hubiera advertido la matrona pero por otra parte estaba el miedo.

¿Creísteis haber metido la pata con algo en el embarazo? ¿Creísteis haberle hecho daño al bebé?

martes, 30 de septiembre de 2014

15ª Semana de embarazo


Semana de rutina. Se ha pasado muy rápido y el buen tiempo ha ayudado a que tenga algo más de energía que la semana anterior.

Síntomas

Estos últimos días he estado pensando en cortarme el brazo, ayer por la noche era la posibilidad más atractiva dado el dolor que sentía. Sigo intentando localizar que estoy haciendo mal para que me duelan tanto. Ahora sospecho que el problema viene del hombro, si duermo sobre un lado al día siguiente me duele ese hombro, y si duermo en el sofá es mucho peor. Se acabaron las siestas, y en cama he puesto un cojín pequeño debajo de la almohada para que el hombro no quede espachurrado. Lo he consultado con el médico y me ha dicho que lo nota todo relativamente bien, hay una contractura en el antebrazo izquierdo, que me tome paracetamol y que no sufra (es que hasta el día en que pensé en cortármelo no me quería tomar nada) que si es de manera particular durante unos días no va a pasar nada. Me ha dicho que si se repite o sigue que lo miraremos con más profundidad.

Se me ha dormido la vulva un par de veces. Es la primera vez que me pasa eso, y me quedé un poco extrañada, no sabía que esa parte se podía dormir. Yo creo que este bicho nervio que le pasa cerca nervio que presiona para ver que pasa: “no vaya a ser que mamá, que casi no me nota, se olvide de que estoy ahí dentro”.

Se me han desequilibrado los pechos. Era algo que sabía que me iba a pasar, la vez que pasé de 80 kilos el izquierdo era notablemente más grande que el derecho, así que supuse que en el embarazo me pasaría. Las primeras semanas a pesar del crecimiento estaban iguales o la diferencia no se apreciaba pero esta semana la diferencia empezó a apreciarse. Por lo menos, si funciona como cuando adelgacé, si algún día vuelvo a mi peso se igualarán.

Barriga

Sigue creciendo, esta semana no he notado mucho cambio, pero alguno ha habido. Ya me choco con ella cuando ando por la cocina, no hago más que espachurrarla contra la barra y contra el escritorio. El otro día fregando acabó mojada. Si ya me las apaño así de mal con una barriga zampabollos no se como me las voy apañar con un barrigón tipo tonel.

Peso de la semana 15: 78,5 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Ganados 600 gramos (1,9 kilos desde la semana pasada)

Ya he empezado a coger peso. La diferencia con la semana pasada es muy grande pero sospecho que en parte es que esta semana no me he pesado en ayunas por la mañana sino por la noche y cenada.

@

Se ha hecho notar otra vez, esta vez han sido como golpecitos cuando me he acostado. Ya tengo ganas de notarlo más a menudo. Relojero cada vez le da más mimos, me derrito cada vez que me toca la barriga o apoya su cabeza en ella. El camino hasta poderlo ver en la semana 20 se me va a hacer muy largo, con un poco de suerte en la siguiente visita con la matrona lo veo. Ya debería de sobrepasar los 10 centímetros según la sabiduría de internet.

Antojos

Más que hablar de antojos voy a hablar de inapetencias. Cosas que un día me apetecen al siguiente ya no doy ni metido un bocado. Hubo unas semanas que me comía yogures como si no existiera otra cosa, de desayuno, de merienda, de postre, de cena… y ahora me cuesta horrores terminarme uno, solo de pensarlo se me cierra el estómago. Me ha pasado con más cosas. 

Por una parte estoy deseando que mi estómago conserve este tamaño de llenarse con una mandarina cuando termine el embarazo. Con lo glotona que soy me haría la vida mucho más fácil. Pero seguro que vuelve a su tamaño normal cuando esto termine, si es que no aumenta por la lactancia.



Menos por los momentos de querer cortarme un brazo o los dos ha sido una semana buena. He paseado, he ido de compras (sin comprar), he tenido energía para no tener que sentarme cada cuarto de hora y se ha pasado rápido. Sigo resistiéndome a comprar cosas para @, creo que hasta la semana 20 o la 25, si consigo aguantar, no empezaré a aprovisionarme de las cosas necesarias. 

Esta semana que comienza miraré sujetadores de lactancia, acepto consejos al respecto. Me probé uno de H&M pero no se si fallé con la talla que me daba la sensación de espachurrar mucho los pechos, pero el precio era muy razonable.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Baile de matronas

Desde el comienzo de mi embarazo ya he visitado a tres matronas distintas en cuatro ocasiones en las que he ido a consulta. No me malinterpretéis no me estoy quejando, ha sido fruto de unas circunstancias especiales y completamente comprensibles. Pero ese hecho me ha ayudado a darme cuenta de lo diferente que puede llegar a ser un embarazo, de lo diferente que se puede llegar a sentir una mujer dependiendo del profesional que la atienda.

Todo comenzó en agosto, me informaron que la matrona que me corresponde estaba de baja y que la otra matrona del centro estaba de vacaciones por lo que sería atendida por una sustituta. Sustituta joven que venía de estar atendiendo partos en el hospital y que se sentía un poco perdida en la consulta, me causó buena impresión, muy amable y atenta. Aunque fue una visita corta, no creo que me hubiera ido mal con ella si me tuviera que llevar ella el embarazo.

A las dos semanas de mi primera visita volví para confirmar que todo iba bien y ver el latido. Me tocó la matrona que antes estaba de vacaciones, pues la mía seguía de baja. La impresión no fue tan buena, era muy tajante en en todo lo que decía y hacía, no me explicó nada, y me dio la famosa hoja de dieta. Vamos a bautizar a esta matrona como la matrona-dietista. Creo que en esos momentos no fui consciente de lo poco que me gustaba, la ilusión del momento lo nubla todo, pero ahora que lo analizo más detenidamente me doy cuenta poco que me gustó. Ella misma ya predijo que nos llevaríamos mal cuando vio mi pantalón desabrochado por lo hinchada que estaba, ni siquiera me pesó y ya creyó que había engordado demasiado.

Otras dos semanas y por fin conocí a mi matrona (la que estaba de baja en verano). La primera impresión al conocerla es impactante, es una de esas personas con un carácter potente, de esas que cuando hablan escuchas sin pestañear, impresiona mucho, podría entender que a algunas madres les de miedo por el tono de voz que usa. Me gusto que se indignara por que me dieran una dieta y me gustó mucho que me pidiera que la rompiera. Me gustó que me enseñara mis análisis preconcepcionales en los que me habían dicho que el azúcar estaba alto (107) y los comparara con los nuevos (75) demostrando que era algo puntual y que tampoco eran tan altos. Me gustó que imprimiera toda mi historia y me la entregara. Me gustó que me explicara con detalle las pruebas que me iban a hacer a partir de ahora. Me gustó mucho que me diera el informe de la ecografía y que me dijera que lo tenía que entregar en la empresa, que era la manera oficial de notificar mi embarazo a la empresa y a la mutua de riesgos. Me dijo que ella no puede saber a ciencia cierta lo que yo hago en mi trabajo y que es la mutua la responsable de velar por mi seguridad, pero que para ello hay que notificarlo de una manera oficial. La secretaria me dijo que era la primera vez que alguien lo notificaba así, con la exigencia de mandar el informe a la mutua, lo que me pareció muy raro en una empresa en la que hay sobre 5 embarazos al año. La única pega es que los resultados del PRISCA no me los iba a dar ella porque se iba de vacaciones así que iba a tener que ver a la matrona-dietista de nuevo.

Segunda impresión de la matrona-dietista. Me llamó por la mañana por teléfono para decirme los resultados del PRISCA, eso es una buena señal de que se lee las historias por la mañana dado que la cita que yo había pedido era presencial (en mi comunidad hay citas telefónicas tanto para las matronas como para los médicos de cabecera) porque en el momento en el que la solicité ya no le quedaban citas de atención telefónica para ese día, pero, mi matrona si había anotado en el historial que los resultados se podían dar por teléfono. No me dijo los porcentajes pero me dijo que era de bajo riesgo, me preguntó si iría por el informe y le respondí que sí. Cuando fui a recoger el informe ya no me gustó tanto, le molestó que supiera que el pliegue estaba bien y que por lo tanto el resultado dependía de las hormonas, vamos que no le gustó que hubiera leído sobre la prueba y me hubiera informado. Para rematar dijo que mi dolor de brazos no tenía nada que ver con el embarazo, algo que contradijo mi médico unas horas después.

Me considero una persona con carácter y no creo que lo que me diga una matrona en la consulta (poniéndome en el caso de cosas malas) pueda llegar mucho más allá de cabrearme. Lo que no sé es de que manera me afectarán las hormonas a lo largo del embarazo, así que igual se nubla mi mente en algún momento y lo que me digan me puede afectar mucho más de lo que pensaba. Yo tengo claro que seguiré leyendo lo que me da la gana, siempre de fuentes que considere fiables y siempre contrastando la información. Normalmente soy de esas personas que dice que hay que confiar en los profesionales, pero en algunas ocasiones se me enciende la bombillita de alarma y prefiero ir un poco con pies de plomo. 

martes, 23 de septiembre de 2014

14ª Semana de embarazo

Semana de rutina. Desde que he vuelto a la trabajo las semanas se me pasan volando. Un día me fui de compras pero no me convenció nada ni para @ ni para mi. Quizás cuando sepa el sexo me vuelva adicta a las compras pero por el momento aun no me ha dado por comprarle nada. He mirado si encontraba algo neutro pero a parte de los packs de bodys no he visto nada, bueno algún pijamita pero neutro poca cosa, y eso lo puedo comprar en cualquier momento.

Síntomas

El estómago me ha molestado una vez en toda la semana.
Los brazos me siguen doliendo, iré al médico para que me mire no vaya a ser que empeore la cosa.
Casi se me olvida, este fin de semana por las mañanas me ha sangrado la nariz, es muy aparatoso cuando estás en la ducha o lavándote la cara porque con el agua parece que de desangras. Las encías también me sangran cuando me lavo los dientes, pero bueno tampoco es para tanto.

Estoy mucho mejor. Ya no tengo que ir al baño todas las noches, alguna sí, pero no todas. Estoy muy cansada al final del día pero aguanto bien en el trabajo.

Barriga

Curiosamente este fin de semana me pareció algo más pequeña, pero ya vuelve a estar grandota. Hay más embarazadas en mi empresa de las mismas semanas y ellas siguen con su ropa habitual, así que soy la rara de la ropa premamá.

Peso de la semana 14: 76,6 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Perdidos 1,3 kilogramos (igual que la semana pasada)

Sigo un poco preocupada por lo del peso, algo más aliviada de no haber perdido. Supongo que a partir de ahora todo será ganar y ganar. No me noto con más hambre de lo normal y mi estómago sigue dándome la sensación de estar pequeño, con muy poco ya me lleno, ya también como mucho más despacio. Es curioso que antes en 10 minutos hubiera terminado y ayer me llevó una hora.

@

Ayer me pareció notarlo, fue como si me rozaran por dentro, fue en la parte delantera de la tripa un poco por encima del hueso de la pelvis. Fue una sensación rarísima, no era nada que hubiera sentido hasta el momento. Se que es un poco pronto para notarlo pero estoy casi convencida de que de dio la vuelta o algo, también coincidió que después tenía más tripa.



Empiezo a sospechar que las siguientes semanas van a ser todas muy iguales y que no sabré muy bien que contaros en los resúmenes. Ya me iré enfrentado a ello semana a semana.



domingo, 21 de septiembre de 2014

13ª Semana de embarazo


Esta semana comenzó con la ecografía de las 12 semanas, así que empecé la semana viendo y escuchando a @. Ha sido una semana de no parar, ya de vuelta a la rutina del trabajo, sin horario de verano, paso más tiempo fuera que en casa.

Síntomas

He vuelto a tener algo de mal estar estomacal, pero no ha sido todos los días sino en momentos puntuales. Vamos, sigo estando mucho mejor de lo que estuve semanas a tras.

Quería hablaros de un síntoma nuevo. Ya me comenzó casi desde el principio del embarazo pero no estaba segura de su relación con este. Ahora ya casi estoy segura de que no es todo culpa del embarazo pero que el embarazo ayuda a que se note mucho más. Supongo que muchas ya sabréis que es el síndrome del túnel carpiano y que con el embarazo se puede dar con más facilidad, pues en mi caso el problema no es ese pero si que es similar, mi problema es con el nervio cubital, y su paso por el codo. Por mi trabajo y aficiones siempre he tenido mucho cuidado con las muñecas y su posición, pero no ha sido así con el codo. El año pasado en la revisión médica de la empresa le comenté al médico que muy de vez en cuando se me dormían los dedos de la manos comenzando por los meñiques y él me dijo que era por apoyar los codos de una manera no adecuada. Como no era algo muy habitual la verdad es que no me preocupé mucho pero ahora con el embarazo todo se ha intensificado. Al principio solo se me dormían las manos pero ahora han empezado a dolerme los brazos de vez en cuando. Ha sido un gran toque de atención. He empezado por tener mucho cuidado con mi postura al dormir, que creo era el principal problema (nada de brazos doblados más de 90º), y también me estoy quitando la manía de apoyar la cabeza en la mano y el codo en la mesa cuando leo algo en el ordenador, vamos nada de cargar peso ejerciendo presión en los codos. De todas formas en la siguiente visita se lo comentaré a la matrona por si acaso no mejora.

Barriga

Sigue creciendo, ahora por las mañanas ya está ahí, todo el rato me acompaña. Yo ya se lo he dicho a todo el mundo, pero vamos que no hubiera podido disimular hasta esta semana. Me gusta ponerme ropa que la marque, es que si me pongo ropa floja me parece que estoy gorda, pero con ropa ajustada se ve que es la barriga abultando y solo la barriga. Me encanta que se me note. Los pantalones premamá son lo más cómodo del mundo.

Peso de la semana 13: 76,6 kilogramos
Peso a comienzos de ciclo: 77,9 kilogramos
Perdidos 1,3 kilogramos (ganados 200 gramos desde la semana pasada)

@

A principios de semana medía 5 centímetros, según internet ahora debería de andar cerca de los 8. El pliegue era de 0,7mm, creo que está bien, los resultados del test prisca aun me los dan para la semana. No estoy preocupada al respecto puesto que un mal resultado en principio sólo implicaría más pruebas y no que @ esté mal. De lo que tengo muchas ganas es de la ecografía de la semana 20, en donde se verán muchas más cosas. Para esa ya le he dicho a Relojero que tiene que acompañarme, sospecho que estaré mucho más nerviosa.

Antojos

Fruta, me apetece muchísimo. Es acercarme a la frutería y tener que controlarme para no saquearla. Ya van dos kilos de mandarinas y eso que no ha hecho más que empezar la temporada.

Sardinas, es pensar en pescado y me apetecen sardinas, ninguna otra cosa, sólo sardinas. Ya las he comido tres o cuatro veces este mes. Algo he leído de que va a empezar una veda hasta el año que viene así que tendré que aprovechar si las veo estos días.




Ha sido una buena semana. Al estar trabajando me entretengo mucho más y también como mucho más. Parece mentira pero estar sentada delante del ordenador me da hambre y a cada rato me estoy tomando una fruta. Lo malo es que ya no dedico tiempo a los paseos, entre que ya ha empezado a llover otra vez por aquí y la falta de tiempo casi no hemos paseado. Espero que al tener que andar de un sitio para otro cuente como ejercicio.

Sigo sin hacer compras para el bebé, no creo que empiece hasta las semana 20 o incluso algo más tarde. Supongo que en navidades recogeré las cosas que me preste mi cuñada y hasta que tenga todo amontonado por aquí no creo que nos decidamos a comprar. Mis padres se han ofrecido a comprarnos una minicuna, todo porque he dicho que el bebé dormirá con nosotros en cama, y claro, a mi madre le da miedo que lo aplaste. 

martes, 16 de septiembre de 2014

12ª Semana de embarazo

Esta semana ha estado marcada por la espera para ecografía, de la que ya os hablé en la entrada anterior. También ha sido la semana de mi vuelta al trabajo, todo ha ido muy bien y casi todo el mundo lo sabe a estas alturas. He estado muy cansada por las noches y tampoco puedo andar mucho rato, bueno, andar si, pero andar de compras me agota. Necesitaba comprar una mochila para llevar la comida al trabajo pero entre mirar una y otra, comparar y esas cosas me tuve que sentar en un banco, y al final terminé tomándome un zumo en un bar agradeciendo poder estar sentada un buen rato.

Síntomas


Pues mejor que la semana pasada. Las náuseas remitiendo, ya casi no he sentido pesadez de estómago.

Ya puedo volver a comer por gula. Antes llegaba un momento que no conseguía meterme un bocado más en la boca, no podía por rico que estuviera. Eso tiene su parte mala cuando tienes la manía de guardar lo más rico para el final. Pues ahora ya consigo comer por gula, no siempre, pero el otro día estaba cenando una pizza tan rica que conseguí comerme un trozo entero sólo por gula.

Me quedo menos sin aliento. Me sigue costando subir las escaleras pero he conseguido incrementar el ritmo considerablemente.

Barriga


No creo que haya crecido mucho más esta semana, pero aun así he decidido pasarme a la ropa premamá. Me paso muchas horas sentada en el trabajo como para soportar que me esté apretando la ropa en esa zona. Por el resto sigo igual por la mañana barriga casi inexistente y a medida que va pasando el día crece muchísimo.

Peso:

12ª semana: 76,4 Kilogramos
A principios del ciclo: 77,9 Kilogramos
Perdido 1 kilo y 500 gramos (500 gramos desde la semana anterior)

Creo que me puedo permitir algún lujo más respecto a mi alimentación, me estoy cuidando mucho y igual con lo poco que me entraba hasta ahora en cada comida era demasiado. Seguiré cuidándome pero con algún lujillo más por medio.

@

Está creciendo muy rápido, en dos semanas ha doblado su tamaño. A principios de la semana 11 (10+1) estaba en 2,5 centímetros y al finalizar esta semana (12+1) está con 5 centímetros. A partir de ahora va a ser un no parar de crecer. Tengo ganas de notarl@.



Esta semana entre que lo escribía y lo publicaba se me ha pasado la siguiente así que no os asustéis si publico la siguiente semana en dos días, es que ya la he terminado hoy. Soy un desastre, lo único que me apetece es estar tirada en el sofá.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Ecografia de las 12 semanas: Ecografía exprés

Hoy es un día importante que está marcado en mi calendario, hoy fue el día de la ecografía de las 12 semanas. Todo ha sido muy rápido, mucho más de lo que me esperaba.

Ayer por la noche no me sentía nerviosa, estaba muy cansada y a ratos se me olvidaba la cita de hoy. Pero esta mañana todo fue muy distinto, en cuento vi la carpeta de papeles que había dejado preparada sobre el bolso ya me empecé a poner nerviosa. En el trabajo me moría de ganas de salir y irme al hospital. Salí con tantas ganas que hasta me dejé las gafas encima de la mesa, y eso que pensaba leer mientras esperaba, porque ya sabía que iba a llegar mucho antes de tiempo.  Como no conocía esa parte del hospital pregunté en información y un señor majísimo me indico por donde ir. llegué con algo menos de una hora de antelación.

En la sala de espera era la única sin acompañante. A Relojero le dije que era la única sin padre para chincharlo un poco. La verdad es que había un par de chicas que iban con su madre en lugar de con su pareja, pero para dramatizar y como eran la mayoría no creo que decirle que era la única sin padre esté mal, guardarme el secreto. La gente muy sosa y muy callada, no se que me esperaba en una sala de espera de un hospital, pero el ambiente era muy raro, hay mucho mejor ambiente en el centro de salud que allí.

Casi se me olvida, cuando entregué el volante me indicaron que le leyera las normas que estaban en la sala de espera. No se si lo recordaré todo pero voy a intentarlo:
  • No pueden entrar acompañantes menores a las consultas. Solo había una niña con sus padres en la sala de espera, no se si después le pondrían pegas para entrar o ya ni lo intentaron.
  • La vejiga debe de estar vacía para la prueba a no ser que ellos te indiquen lo contrario. Yo casualmente fui al baño cinco minutos antes de que me mandaran.
  • Nada de cremas, dificultan la prueba. Digo yo, ¿no o pueden decir antes? A mi me habían avisado algunas mamás 2.0, pero si no tienes esa suerte enterarte en la sala de espera es enterarte un poco tarde.
  • La ecografía es una prueba diagnóstica y no un momento lúdico por lo que no se tiene que entregar material. Vamos que nada de pedir fotos. Yo en ninguna de las tres he pedido fotos y en las tres me las han dado. En la primera solo se veía el saquito y me la dio la matrona, la segunda ya se veía un poco mejor y me dio tres fotos también la matrona, y , en esta ecografía al finalizar me dijo que esperara y me entregó un sobre con una única foto, ya me estoy adelantando a los acontecimientos.
Me llamaron para entrar antes de la hora de mi cita. Lo primero que me preguntó fue si iba sola y le dije que si. Inmediatamente entramos en la sala del ecógrafo me dijo: " Primero lo miro yo y luego te lo enseño" yo asentí. Estuvo mirando y midiendo un par de minutos, después me puso el latido dos veces, primero más suave y después más fuerte, giró el monitor y me enseño a mi pequeñ@. Me dijo que estaba de 11 semanas y 6 días, dos menos de lo calculado por la fecha de mi última regla. Yo seguiré contando por la otra fecha dado que solo me aumento un día la fecha prevista de parto y que dos días no marcan una gran diferencia. Me dijo que el pliegue nucal era normal y lo volvió a medir mientras me lo enseñaba. Me dijo que había medido el pliegue, el tamaño, comprobado el latido y las extremidades y que todo era correcto. Que ella introduciría el informe en el ordenador y que mi matrona me informaría de todo. Me dio la foto y me fui. Creo que en total no fueron más de 10 minutos, me pareció todo muy rápido, pero entiendo que si todo está bien y que si lo ve bien rápido no tiene porque durar más.

Ecografía semana 12

Es cierto que antes de la ecografía estaba muy nerviosa. En la sala de espera me tranquilicé un poco escribiendo en el móvil, me entretuve. Cuando me llamaron volvieron los nervios, pero en el momento de estar en la camilla me volví a tranquilizar, me concentré en la respiración y cerré los ojos. La ecografía fue abdominal, presionó un poco el ecógrafo pero nada insoportable ni siquiera doloroso.

De momento la lleva todo el control de mi embarazo es la matrona, la doctora de hoy solo me atendió para la ecografía, no hizo preguntas ni recomendaciones,y la que me informará de los resultados será la matrona. También es cierto que en el historial figura todo y está todo conectado, por lo que con un click ya tenía toda la información que necesitaba, y cuando digo todo es todo, que la matrona anota todo lo que le dices, si es deseado, buscado, pareja estable, casada... Resumen: En Galicia por la seguridad social para un embarazo normal la matrona es la que dirige (hasta la semana 12 por lo menos).

En la foto no sale muy favorecido @, a mi me parece un lorito jejeje


domingo, 7 de septiembre de 2014

11ª Semana de embarazo

Ya se que he estado un poco desaparecida, pero cuando estoy de vacaciones dejo todas las rutinas aun lado. Mañana ya vuelvo a la "normalidad", bueno a la nueva normalidad de trabajar embarazada. Una amiga me ha advertido que lo voy a pasar mal después de pasarme dos semanas descansando, pero yo espero que no sea para tanto y notar el embarazo tanto por lo menos por ahora. Septiembre y octubre es una época muy estresante en mi trabajo así que espero concentrarme mucho y que las semanas se me pasen volando.

Síntomas

Cada día me encuentro un poco mejor. El mal estar de estómago es puntual, incluso ya puedo forzar a comer un poco más por gula y no por hambre, hace unas semanas era incapaz de meterme nada en la boca si no tenía hambre.

Ya hay noches que no necesito ir al baño y que consigo aguantar toda la noche sin hacer pis. No son todas pero tampoco vamos a pedir milagros.

Me sigo quedando sin aliento, pero he notado una pequeña mejoría, tengo algo más de aguante y no se se desboca tanto el corazón. 

A veces noto dolores en la parte baja del vientre, unas veces son como pinchazos y otras como un dolor que palpita. Me tienen un poco mosqueada así que le preguntaré a la matrona en nuestra siguiente cita. Aparecen cuando hago algún pequeño esfuerzo, o a veces sin motivo. Intento no darles demasiada importancia porque no es un dolor insoportable y porque no les acompaña ningún otro síntoma.

Barriga

Esta semana estoy mucho más cómoda con ella, no se si es porque he bajado un poco más de peso pero esta semana no la noto tan hinchada. He cambiado del imperdible a la goma del pelo, mucho más cómoda y segura.

Peso:

11ª semana: 76,9 Kilogramos
A principio de ciclo: 77,9 kilogramos
Perdido 1 kilo desde el principio de ciclo (600 gramos desde la semana anterior).

@

Comenzando la semana vi a @ gracias a la visita a la matrona. Ya conté que aquí las matronas tienen ecógrafo y que lo usan en las visitas para revisar el tamaño. Esta vez conseguimos verle el latido y comprobar su tamaño, aunque estaba un poco escondido y no salió del todo bien en las fotos. La semana que viene ya tengo la ecografía de las doce semanas, espero que todo salga bien. A principios de semana media 2,5 centímetros ahora ya debería de medir 4 centímetros según la sabiduría de internet.
Ecografía de principios de la semana 11 de embarazo





Esta semana ha sido muy buena, espero que en las siguientes también note mejoría o como muy malo que me quede como estoy. Estoy deseando que llegue la ecografía de las 12 semanas y los resultados de los análisis. Me han sacado un montón de tubos, vamos todas las pruebas preconcepcionales y alguna más, incluidos dos que vana al banco de sangre. La enfermera ya me ha dicho que saben que estamos embarazadas porque a nadie le sacan tantos tubos. Ya tengo enfermera favorita para estos menesteres, las dos veces me pincho sin que me enterara de nada, así que estoy encantada. El viernes que viene sabré los resultados. 

La matrona también me dio un maletín con muestras (unas cremas de mustela, un pañal, toallitas, una infusión y agua). Y unas recomendaciones dietéticas a seguir, os aseguro que si sigo esa dieta adelgazo todo el embarazo. Me estoy cuidando, pero tanto como pone en la hoja me parece un poco exagerado. No se ve muy bien, pero lo suficiente para que os hagáis a la idea (hay un trozo que tampoco se ve bien en el que me dieron). Ya me contaréis que os parece.
Normas alimentarias para la gestante proporcionadas por la matrona

martes, 2 de septiembre de 2014

10ª Semana de embarazo

Que tarde llego a esta entrada, y lo peor es que estas semanas he tenido más tiempo para escribir pero en lugar de eso me he dedicado a estar de vaga en el sofá. Todo está siendo muy tranquilo y estoy intentando disfrutar todo lo que puedo. 

En esta semana se lo dije a mi jefa y le ha hecho mucha ilusión. Para decirlo oficialmente a la empresa esperaré  a cumplir la semana 12.

Síntomas:

Sigo con el mal estar estomacal de vez en cuando pero me da la sensación de que va mejorando. 
Sigo sin aliento cuando subo las escaleras, intento subir más despacio y respirando tranquilamente.

Barriga:

Me las sigo apañando con el truco del imperdible (son solo un par de centímetros lo que agranda, pero se notan un montón), pero en un par de semanas voy a necesitar la ropa premamá. Creo que ya no retengo tanto líquido pero aun hay mucha diferencia de la mañana a la noche.

Peso:

10ª semana: 77,5 kilogramos
A comienzos del ciclo: 77,9 kilogramos
Perdidos: 400 gramos (ganados 800 gramos desde la semana anterior)

@

Según la sabiduría de internet mide ya 2,5 centímetros, curiosamente esa es la medida que sacó la matrona en la eco que me hice al finalizar esta semana, pero en esa eco no se cuentan las piernecitas. Le hablo un poco más cada día y soy consciente de que está ahí creciendo.

Ya se me olvidaba, me han dejado ropa premamá pero los pantalones no me valen :_( . Son de la tienda de kiabi y me quedan muy cortos. Ya había ido allí a probarme unos y no me sentaban nada bien pero tenía la esperanza de que los que me dejaban fueran distintos. Para la semana me dejan más de mi cuñada que tiene un cuerpo más parecido al mio, espero tener más suerte.

Todo el mundo nos habla de los nombres pero a nosotros nos sigue pareciendo muy pronto para pensar en ello, me da que vamos a llegar al parto sin decidir. El otro día bromeábamos con ponerle un nombre que los abuelos no dieran pronunciado y como nombre provisional se ha quedado Croqueta, parece ser que mi suegro es incapaz de pronunciarlo correctamente ni aunque la vida le vaya en ello (que malos somos pero que bien nos lo pasamos).



sábado, 23 de agosto de 2014

9ª Semana de embarazo

Esta semana en general ha sido muy tranquila. Una vez dada la noticia nos hemos dedicado a la rutina del trabajo y paseo por la noche. Si me llego a despistar un poco más a la hora de escribir la entrada ya me meto en la décima semana, pero bueno he llegado con unos días de margen.

Síntomas

Esta semana hay un síntoma que ha eclipsado a todos los demás, las náuseas. El mal estar de estómago hubo días que me ha tenido sin ganas de nada, solo de tumbarme y vegetar. Lo bueno es que por las mañanas consigo esquivarlo y que si camino después de comer también lo esquivo muy bien por las tardes. Lo malo es que después de comer solo me apetece tumbarme y eso hace que me sienta mal.

Barriga

Creciendo, esta semana he necesitado inventarme un truco con un imperdible para seguir poniéndome pantalones, ya os lo enseñaré. La mayoría es retención de líquidos. A lo largo del día la barriga crece un montón hasta que parece que estoy de 5 meses por la noche, pero mientras duermo todo ese líquido lo procesan mis riñones y por la mañana ya solo me queda mi barriga normal un poquito más abultada.

Peso:

9ª semana: 76,7
A comienzos del ciclo: 77,9 kilogramos
Perdidos 1,2 kilogramos

@

En unos días podré verl@ otra vez y lo estoy deseando. A veces me duele un poco por la zona donde debería de estar y me preocupo pero como se me pasa rápido de momento no le he dado importancia. Según la sabiduría de internet ya debe de ser como una uva.

Ya veis que a parte de las náuseas esta semana ha sido de lo más normalita. Estoy intentando pasear todos los días aun que me cueste. Tengo que reconocer que estoy dejando los ejercicios más específicos de preparación para más adelante, me aburren mucho y me cuesta. Intentaré ser más aplicada a partir de ahora.


martes, 19 de agosto de 2014

Dar la noticia

Antes de estar embarazada cuando me imaginaba dar la noticia pensaba en una manera especial y ya con las pruebas del primer trimestre hechas, finalmente no ha sido así. Todo ha ido surgiendo de una manera natural y también hubo fugas de información por culpa de la ilusión de algunos.

Los primeros en enterarse fueron mis padres. Me había tomado el día libre para ir a la matrona tranquila, la hora no cuadraba nada bien ni para ir a trabajar ni para volver después. Así que mis padres sabían lo del día libre para ir al médico, ellos pensaban que era por los análisis que no salieron del todo bien la otra vez, pero se lo imaginaron ellos solitos que yo no dije nada. Le pregunté a Relojero si se lo quería decir a pesar de no haber confirmado que todo iba bien y dijo que lo que yo quisiera. Fue muy difícil para mi ver a mi madre todos los días y no poder decirle nada, vale que fueron poco más de dos semanas pero fue complicado. Así que cuando preguntó qué tal me había ido en el médico se lo dije sin más. La alegría fue contenida pues seguido del “estoy embarazada” fue “pero de muy poquito así que discreción”. A continuación se lo dijimos a mi padre, los horarios para que estuvieran juntos no coinciden hasta por la noche así que dimos la noticia por separado. La frase la misma y la reacción prudente también.

El fin de semana nos fuimos de visita a casa de los padres de Relojero para dar la noticia, también vino su hermana con su peque de casi dos años. No dijimos nada y nos sentamos a la mesa, como entrante había pan con jamón. Relojero se esmeró en comer mucho para que no se notara que yo no comía pero cuando quedaban dos trozos mi suegra intentó ponerme uno en el plato a lo que yo y Relojero dijimos a la vez “no puedo/e comer jamón”. Mi cuñada que es muy lista y ya sospechaba algo me pregunto ¿Porqué? y ahí ya solté “Porque estoy embarazada”. Todo fueron felicitaciones y alegría, la que más se alegró fue mi cuñada me encantó su reacción. Pedimos un poco de discreción por el momento dado el poco tiempo del embarazo. Empezaron las cábalas sobre el nombre, todo el mundo pregunta por lo mismo, a mi me parece un poco pronto para pensar en ello. También comienza la limpieza de trasteros, no vamos a tener que comprar nada de nada. Va a tener de todo heredado, si es niño hasta poca ropa vamos a tener que comprar, también se han ofrecido a comprar dos cosas que no puede heredar como son la silla del coche y los monitores de escucha, porque aun los está usando mi sobrino.  Salí contentísima de esa comida.

El fin de semana también decidimos decírselo a nuestros mejores amigos, ellos tienen un bebé de unos meses. Dejamos que fullera y en un momento surgió la frase “pues hemos encargado uno”, se pusieron muy contentos. Ya nos dijeron de ir heredando ropa también (eso que ellos no quisieron coger nada de nadie, ya hablaré de los préstamos en otra entrada). 

Hasta aquí eran los que teníamos intención de decirlo desde el principio, pero después llegaron las fugas. Mi padre con la emoción se lo soltó un día a mi tío, así delante nuestra “nos van a hacer abuelos”, y a mi otro tío le hizo preguntas muy sospechosas sobre cunas, que claro si suma 1 + 1 le salían 3. Total que uno y se enteró así sin más y otro fuimos a su casa a confirmar los rumores, que tampoco es plan de dejarlos así. Cuando llegamos para confirmar los rumores la mujer de mi primo preguntó directamente si estaba en estado así que solo tuvimos que asentir, es lo bueno de la gente directa jejeje. Cuando llegó mi primo lo primero que le dije fue “venimos a confirmar los rumores” y claro empezó a reírse y a darnos la enhorabuena. La discreción no es el fuerte de mi padre.

Y por último mi madre que está de vacaciones con una amiga me pidió permiso para contárselo a esa amiga. Están pasando todo el día juntas así que sería una tortura si le hubiera dicho que no. 

Todas las reacciones han sido muy buenas, con mucha emoción contenida por las pocas semanas de embarazo. Creo que era un embarazo esperado en general.

De momento en el trabajo no se lo hemos dicho a nadie pero después de vacaciones si todo va bien lo diremos, sospecho que también se notará y no podré ocultarlo. Me da que hay gente que ya empieza a sospechar, como mucha fruta durante todo la jornada y la barriga empieza a sobresalir. No se cual es el protocolo a seguir en estos casos, a mi jefa directa se lo diré sin problema, pero a los jefes más jefes de todo no se si se le dice, ya preguntaré.

¿Hubo fugas de información cuando lo anunciaste?¿Cómo piensas hacerlo o has hecho?


viernes, 15 de agosto de 2014

8ª Semana de embarazo

Hace unos días que terminaba mi octava semana de embarazo. Esta entrada la tenía que haber escrito entonces pero no se que hago con el tiempo que se va sin darme cuenta. Puede ser que lo de dormir media tarde haga que el día me cunda menos, pero es lo que me pide el cuerpo. Cada día soy un poco más consciente del embarazo y cada día se hace notar más. Aun es un secreto para la mayoría de mi entorno, sobretodo el laboral, pero cada día es un poco más complicado ocultarlo. Esta semana se lo hemos dicho a la familia más cercana y a algunos amigos, a todos les hemos pedido prudencia porque 8 semanas no son nada, prometo contároslo todo en una entrada.

Síntomas

Sed. Sigo bebiendo mucho y orinando mucho. No he conseguido dormir ni una sola noche seguida sin levantarme a orinar.
Nauseas. Esta semana han ido empeorando día a día. Primero estaban en momento puntuales, por la mañana no notaba nada. Después han ido ocupando cada vez más partes del día. Yo sigo comiendo, mientras que tengo algo en la boca no me molestan. He intentado con galletas saladas y mientras las como estoy bien un rato pero al rato sigo igual. También lo he intentado con regaliz, por si es que le gusta más lo dulce, pero igual que con las galletas. Seguiré experimentando.
Uñas. Se me había olvidado de contaros que tengo las uñas super duras ya desde hace un par de semanas. Las tengo larguísimas, normalmente se me rompen algunas y aprovecho para cortarlas pero como ahora no se me rompen están muy largas. Este fin de semana me tengo que hacer la manicura porque ya me empiezan a molestar para teclear. 
Sin aliento. Vivo en un piso alto sin ascensor y cada vez que subo me quedo sin aliento, al pasear no me canso mucho, pero al subir las escaleras me falta el aire.
Pechos. No me duelen pero han aumentado su tamaño considerablemente.

Antojos y apetencias

Es pensar en picante y se me hace la boca agua. Me apetece muchísimo, no hago más que pensar en chorizo, pimientos y salsa picante. Hoy tengo para comer fajitas con salsa picante y no hago más que pensar en que no llega la hora. Ya se que el picante no es bueno para las nauseas pero me apetece tanto… ya os contaré si me arrepiento de concederme el antojo.

Barriga

Sigue creciendo, a mi me lo parece. De momento me da la sensación que va a ser puntiaguda porque crece un bultito hacia delante. Estos días al mirarme hasta me parecía que tenía la cintura más estrecha. Tengo una constitución con un michelín permamente, vamos que siempre he tenido barriguita y de cintura soy más bien recta y anchita, así que me sorprendió mucho verme la cintura un poco estrecha, con un poco de curvas. Igual todo esto son imaginaciones mías que aun es muy pronto para que el cuerpo cambie, pero bueno yo sigo soñando.

Peso

No me he pesado esta semana, soy un pequeño desastre.

@

Ya le hemos cambiado el apodo, bueno, lo ha hecho Relojero. No le debe de gustar que lo trate en masculino y él ha decidido llamarle  @. Pues con @ se queda. En la primera ecografía no lo he podido ver, se ha escondido en su casita. Su casita es del tamaño adecuado así que pienso que está bien. Según la sabiduria de internet tiene el tamaño de una alubia. Su casita a principios de semana ya era de 2,5 centímetros así que ahora será algo mayor.

Compras

No ha habido compras muy relacionadas con el embarazo a parte de la comida. He comprado las galletas saladas y el regaliz para ver si así se iban las nauseas.